Nubes

reconcilio

Llevo una porrada de tiempo sin coser, con un proyecto a  medias, y con todos mis aperos de costura agrupados, amontonados, sin guardar. No los guardo porque creo que en cualquier momento me pondré de nuevo a coser, pero ya llevo así mucho tiempo.

Y no es por falta de ganas, es por puritita necesidad: tengo un trabajo (de los que se cobran con nómina) que he de terminar. El trabajo es poco, pero muy bonito. Corto, pero emocionante. Para antesdeayer, pero divertido. Así que tengo que dedicarme a ello en cuerpo y alma, durante, al menos, una semana y media más.

Y ya tengo el síndrome de abstinencia: necesito coser, terminar lo que he dejado a medias, escuchar el ruido de la máquina al pisar el pedal. Y no puedo, aún no. Paso todos los días por el rincón donde he dejado todas mis cosas. No quiero guardarlas para recordarme lo que me espera cuando termine este trabajo, mi premio. Y no sé si será mejor meterlo todo en una caja cerrada, porque cada vez me cuesta más no sentarme delante de la máquina y enhebrar la aguja.

Y esa sensación de adicción y ansiedad se me calma por completo cuando, en días como hoy, y desde mi silla frente al ordenador, miro por la ventana y veo reflejada en las nubes la puesta de sol que me estoy perdiendo.

Entonces me reconcilio con el mundo, y sigo trabajando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s